Aquí te dejo una guía práctica de Diseño Interior para que empieces a pensar en tus espacios de manera integral.

Iluminación
Es una de las partes más importantes del diseño, aunque no siempre la percibamos. Antes de comenzar a diagramar algo, pensa qué sensaciones queres encontrar en ese lugar: concentración, relax, intimidad?

Las luces cálidas y naturales tienden a distender y relajar, mientras que las luces frías son óptimas para focalizar la atención en tareas específicas  y ver cosas con mucho detalle. Siempre tenelo en cuenta en tus espacios.

Jugar con alturas, downlights y uplights también es una opción que va muy bien cuando queres resaltar alguna caracteristica del Espacio.

 

Gama de colores

Antes que nada, no tengas miedo a los colores que te gusten. Si bien hoy predomina la gama de los grises y colores tierra, no temas a un estampado barroco o un color estridente que te guste.

Tip: para objetos más costosos como sillones o mesas, elegí colores tradicionales, ya que difícilmente vayas a cambiarlos seguido. En cambio, en objetos más pequeños como una banqueta o algunos almohadones, anímate al color y las estampas sin tanto prejuicio.

Texturas
Combinar correctamente las texturas del espacio hará de cualquier recoveco, un espacio acogedor. Es importante tener en cuenta la liviandad visual de los elementos cuando se trata de espacios muy cerrados o pequeños.

Siempre es óptimo elegir materiales nobles que no pasen de moda: maderas claras, ratán, mimbre o metales dispuestos cuidadosamente.

Cuando se trate de textiles, algodón, lino y tussor con algún detalle de tejidos o pieles sintéticas que aportan calidez.

Lo más importante de este ejercicio es que logres identificarte con el Espacio, con las emociones que transmite y cómo te gustaría sentirte en él. Intentá no recaer en modas y buscá un espacio realmente afín a tu personalidad.